Buscar

BAGÓ: ¿Cómo combatir la rinitis alérgica en invierno?

Este trastorno NO es más común en invierno como efecto del clima en el organismo; ya que esta patología supone una reacción del organismo a un agente externo llamado alérgeno, que puede ser el polvo o incluso el polen.

Los cambios bruscos de temperatura actuales, marcados sobre todo por días lluviosos y frío intenso, pueden empeorar la rinitis alérgica. ¿Cómo diagnosticar, prevenir y combatir este trastorno alérgico de manera oportuna? Esto es importante, más ahora que la pandemia puede generar una confusión por algunos síntomas parecidos. En este contexto, la Dirección Médica de Laboratorios Bagó del Ecuador, comparte una guía completa al respecto.


De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), se estima que para el 2050 aproximadamente la mitad de la población mundial padecerá por lo menos algún tipo de trastorno alérgico. Además, que actualmente al menos el 25% ya padece de rinitis alérgica, respuesta inmune que puede ser estacional y relacionarse con factores del ambiente.


Sobre la rinitis alérgica y el invierno:

“La rinitis alérgica es la respuesta que produce el cuerpo ante un agente externo llamado alérgeno. Esta reacción alérgica genera un edema localizado o inflamación, que a su vez desencadena la producción de sustancias en la mucosa, que generalmente se acompaña de una reducción del diámetro de las fosas nasales y por lo tanto, causa molestias al respirar por la nariz“, explica el Dr. Gregory Celis, Director Médico de Laboratorios Bagó.

● Este trastorno NO es más común en invierno como efecto del clima en el organismo; ya que esta patología supone una reacción del organismo a un agente externo llamado alérgeno, que puede ser el polvo o incluso el polen. Lo que sucede en la época invernal es que los ambientes suelen estar más cerrados, lo que crea una mayor concentración de alérgenos que desencadenan esta reacción y otros eventos alérgicos.

● La humedad de esta época y el moho que trae consigo también son factores agravantes de la rinitis alérgica.


Sobre sus síntomas principales:

Picor en la nariz y ojos: Se caracteriza por generar picores en estas áreas específicas del rostro. También suele estar acompañado de picazones en el paladar o garganta.

Goteo y congestión nasal: La secreción es líquida y se presenta tanto por las fosas nasales, como por goteo retronasal. Es decir, existe la sensación detrás de las fosas nasales como al tragar una bebida.

Ojos rojos: Pueden presentar lagrimeo como respuesta a la presencia del alérgeno.

Estornudos en ráfaga: De manera repetida.


Sobre su diagnóstico:

● En caso de presentar varios de los síntomas antes descritos, lo más recomendable es visitar a un médico de confianza para saber si se trata de una rinitis alérgica.

● La visita al médico es muy importante ya que además ayudará a prevenir un posible cuadro asmático, el cual puede estar estrechamente relacionado con este tipo de alergia.

● Es fundamental diferenciar esta reacción alérgica de otras enfermedades con síntomas similares, como la gripe, por ejemplo, que es generada por un virus y generalmente se acompaña de dolor, malestar articular y algunas veces fiebre. La gripe ataca a la nariz, tráquea y pulmones, mientras que la rinitis alérgica se localiza en la zona nasal.


Sobre su prevención:

“En caso de sufrir rinitis alérgica existen algunas medidas simples que evitarán el desencadenamiento de la sintomatología“, señala el doctor Gregory Celis, a continuación algunas recomendaciones:

● Evitar ambientes completamente cerrados, se recomienda abrir las ventanas y ventilar los espacios para tener un buen flujo de aire. Esto ayuda a disminuir la acumulación de polvo y/o ácaros en el ambiente.

● Mantener los espacios limpios, especialmente si la persona ya ha sido diagnosticada con rinitis alérgica. Se debe prestar especial atención a todas las zonas propensas a acumular polvo como por ejemplo los marcos de los cuadros, su parte posterior e incluso las paredes.

● Lavar los peluches y alfombras con regularidad, estos objetos suelen acumular alérgenos en sus superficies. También se debe evitar el contacto con estos si no se encuentran completamente limpios.

Sobre su tratamiento:

● Los antialérgicos son medicamentos que controlan las exacerbaciones de los signos y síntomas de la rinitis alérgica. Sus funciones principales es evitar reacciones exageradas del organismo que puedan poner en peligro la vida de la persona.

● Es importante acudir a un médico de confianza para analizar cada caso de manera individual y evitar la automedicación.

2021 - CERES Todos los derechos reservados. Corporación Ecuatoriana para la Responsabilidad Social & Sostenibilidad