Buscar

Conversamos con Juan Sebastián Salcedo, Subsecretario de Competitividad Industrial y Territorial


1. ¿Por qué es importante que el país empiece a desarrollar la lógica de producción y consumo en el marco de la economía circular?

El sistema económico actual basa su lógica en el consumo excesivo de los recursos y materias primas, en lugar de su reutilización, lo cual se traduce en pérdidas en la cadena de valor. Por este motivo, trabajar hacia la eficiencia de los recursos y los procesos de producción y fabricación es parte de la solución.

En el Ecuador, es necesario contar con una orientación hacia una “industria verde”, con modos de producción que no dañen el ecosistema natural y puedan mejorar la calidad de vida de la población, por lo cual se requiere promover políticas y acciones que impulsen una industria sostenible, la cual utilice eficientemente los recursos locales y/o externos, minimizando de esta manera los impactos ambientales negativos.

Es importante además que las políticas públicas se alineen con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) al 2030. Adoptar e impulsar los principios de economía circular en el consumo y producción tiene impacto en varios de los 17 ODS, como son el 7 (energía asequible y no contaminante), 8 (trabajo decente y crecimiento económico), 9 (industria, innovación e infraestructura), 11 (ciudades y comunidades sostenibles), 12 (producción y consumo responsable), 13 (acción por el clima) y 17 (alianzas para lograr los objetivos).

2. ¿Qué se tiene planificado desde la creación de política pública, a fin de incentivar o motivar que las empresas puedan encontrar la generación de valor en la Economía Circular?

Desde el MPCEIP hemos venido trabajando en varios proyectos en este sentido. Hemos suscrito acuerdos de producción más limpia con diferentes sectores, a través de los cuales brindamos asistencia técnica y aplicando una metodología internacional, detectamos oportunidades de mejora para una utilización eficiente de los recursos (agua, energía, combustibles, gestión de residuos), generando no solo procesos industriales más limpios, sino también importantes ahorros. Adicionalmente, a través de normativas e inclusive propuestas de ley, hemos fomentado la revalorización, recuperación e industrialización de diversos residuos, como neumáticos fuera de uso, chatarra y residuos plásticos. Gracias a ello, por ejemplo, se han realizado inversiones en plantas industriales para reencauchar neumáticos y darles una segunda o tercera vida, obtener resina reciclada a partir de las botellas plásticas y reincorporar al menos el 25% de este material en la fabricación de las nuevas botellas.

Sin embargo, queremos hacer mucho más. Por ello, nos hemos puesto el desafío de contar hasta finales de este año con una estrategia país, la cual será plasmada en la publicación de un “Libro Blanco de Economía Circular”. Este será un hito muy importante, dado que nos permitirá contar una hoja de ruta, en donde se definan conceptos, sectores prioritarios, lineamientos de política pública, roles y responsabilidades, indicadores, etc. Entendemos que esta es una meta ambiciosa que requiere de un gran esfuerzo colectivo. Por este motivo, hemos venido trabajando de forma coordina con la Vicepresidencia de la República, Ministerio de Ambiente, Delegación de la Unión Europea en Ecuador, Fundación ACRA, Asociación de Municipalidades del Ecuador (AME), Organización de las Naciones Unidades para el Desarrollo Industrial (ONUDI) y varios actores más que se han sumado en el camino como Municipios, Universidades, gremios, empresas privadas, entre otros. Es así que, en el marco del Acuerdo Nacional Ecuador 2030 convocado por el Presidente de la República, se va suscribir un Pacto por la Economía Circular con todos los actores que quieran ser parte.

3. Desde la perspectiva de fondos internacionales, ¿El Ecuador puede localizar fondos que promuevan en el sector industrial la adopción de conceptos y re diseños de circularidad?

En semanas anteriores recibimos una comunicación por parte de la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI), informándonos que Ecuador ha sido incluido en la iniciativa “Diagnóstico de la situación actual de la Economía Circular para el desarrollo de una Hoja de Ruta de cada país solicitante” con el apoyo del Centro y Red de Tecnologías del Clima (CTCN). Este estudio permitirá contar con un diagnóstico de la situación actual de la economía circular en el país, identificando y desarrollando un mapa actualizado de actores clave/partes interesadas, iniciativas públicas/privadas, definición de territorios, caracterización de brechas y barreras, para que sirva de insumo para la construcción de política pública nacional.

4. Desde su perspectiva ¿Cuáles son los beneficios que trae a las organizaciones el involucrarse en la formulación de política pública que promueva la EC?

La aplicación en la práctica de los principios y herramientas de la economía circular permitirán impulsar fuentes generadoras de valor, cuyos efectos reforzarán las ventajas competitivas de las empresas y aportarán a la protección a las personas y el medio ambiente.

El aprovechamiento y valorización de los residuos a través de la reinserción a la economía como materiales secundarios de alta calidad, reducirán la demanda de materias primas vírgenes y, como consecuencia, la dependencia de las importaciones.

De igual manera, la innovación y creación de valor asociadas al ecodiseño, a la reutilización, al reciclaje, etc. tendrán como resultado un comportamiento en el consumo más sostenible, lo que se traducirá productivamente en la generación de nuevas áreas de trabajo de baja, media o alta cualificación y crearán más valor económico de los recursos naturales.

#Entrevistas #LosExpertosdicen

0 vistas

2019 - CERES Todos los derechos reservados. Consorcio Ecuatoriano para la Responsabilidad Social & Sostenibilidad