Buscar

Conversamos con Pablo del Arco, Gerente de Sostenibilidad en Valora Consultores


¿Cuáles cree que son los principales desafíos en sostenibilidad para este 2019?

Luego de varios años de progresión de las organizaciones en cuanto a responsabilidad social y establecimiento de alianzas, se multiplican los frentes en los que trabajar respecto de impactos, riesgos y oportunidades vinculadas a las operaciones, los modelos de negocio y la relación con los diferentes grupos de interés. Señalo los principales que considero para 2019, en base al contexto en la región, las tendencias mundiales y los puntos comunes de la trayectoria de las organizaciones, especialmente enfocado en las empresas.

Es importante señalar que la contribución a la Agenda 2030 no la considero un desafío o tendencia en sí misma, sino transversal al conjunto de lo planteado. Los ODS se han tomado la conversación, por su carácter de diálogo universal y común, pero las compañías deben ir al fondo de la contribución que pueden realizar de manera estratégica, a través de sus modelos de negocio, operaciones y el potencial de la innovación. Los siguientes desafíos forman parte de ello.

Economía circular

Las compañías han venido avanzando en la gestión de sus residuos, especialmente de la mano de legislación, y en la optimización de los materiales, asociado a la eficiencia y rentabilidad de la operación. Las brechas más importantes son la atención de los residuos para su consideración como materias primas dentro de los procesos de la propia compañía o de terceros, con la participación de la propia empresa para poder conocer si existen oportunidades de modificación de los procesos que maximicen su uso en estos casos. También es importante actuar sobre el propio diseño, modificando las características de los productos para reducir las cantidades de materiales (también en el embalaje, trabajando con la cadena de valor) y extender la duración de las fases de uso. Finalmente, seguir trabajando en la sensibilización de los consumidores, en su comportamiento y en el valor que entregan a estas iniciativas.

Experiencia de cliente

En un contexto de saturación del consumidor respecto a la oferta de productos y servicios, la experiencia se vuelve clave para la diferenciación. Destaca especialmente aquella que permita al cliente y/o consumidor sentir que “aporta al mundo”, esto es, que incorpora aspectos de sostenibilidad. Está muy vinculado con el desafío anterior, ya no se trata sólo de ofrecer oportunidades de reutilización y/o reciclaje sino de involucrar al consumidor y hacerlo partícipe de una grata experiencia que integrar en su cotidianidad y no de manera excepcional. El consumidor quiere participar de las iniciativas, lo que plantea el desafío a las empresas de poder generar esas oportunidades, de pasar de compromisos teóricos a la acción con programas en terreno.

Compromiso del colaborador

Mantener satisfechos a los colaboradores, de la mano del clima laboral y las oportunidades de desarrollo, son máximas de los gestores de recursos humanos. Lo diferencial que va cobrando relevancia es la importancia de sentir que sus principios son coherentes con los de la organización a la que pertenecen, del orgullo por el compromiso que ésta tenga respecto al resto de grupos de interés, especialmente en aspectos socioambientales. Las compañías se encuentran ante el desafío de dejar posiciones “políticamente correctas” por un activismo corporativo en aquellos aspectos más vinculados con su operación y/o con las circunstancias de los entornos en los que operan (crisis de migración, cambio climático, etc.). Esto es especialmente relevante si los gobiernos adoptan posiciones de condescendencia con las problemáticas o incluso retroceden en avances respecto a por ejemplo el respeto a los derechos humanos y/o la protección medioambiental

Diversidad

Que la diversidad de en los equipos contribuye a la innovación es de sobra conocido, la riqueza que aportan contar con diferentes perspectivas y el potencial para la gestión de riesgos e identificación de oportunidades. La dimensión del tema es tan amplia como los factores sociales y del individuo. En términos generales, en el actual contexto para las compañías, es clave seguir manteniendo los esfuerzos en igualdad de oportunidades y trato para las mujeres respecto a sus compañeros varones, así como potenciar su desarrollo de carrera eliminando factores más o menos patentes que dificultan su llegada a puestos de dirección.

Los flujos migratorios, muy presentes en la región, suponen un desafío tanto para los países de partida como los de recepción. Fijándonos en este último caso y en el rol de las empresas, es importante contribuir a estabilizar los contextos mediante la oferta de empleo y el desarrollo de programas en alianza con terceros de la cadena de valor u organizaciones, con un enorme potencial de los migrantes como fuerza laboral y en el emprendimiento.

Proteccionismo

Los resultados de las últimas contiendas electorales arrojan significativos cambios de perfil entre los líderes de gobierno y la toma de medida proteccionistas en aras de resguardar la producción local y terminar con lo que señalan como desajustes del régimen de comercio global. Esto tiene consecuencias para las compañías, desde operativas por la entrada de materias primas y la exportación de la producción, hasta reputacionales por su el grado de compromiso que públicamente asuman con sus entornos de operación y la prioridad que le entreguen al mercado local. Este contexto puede ser abordado de manera integral por las empresas, combinando medidas operacionales, comerciales y de responsabilidad social.

Tecnología: inteligencia artificial, big data y blockchain

Luego de la atención que se han tomado los conceptos, llega el momento de demostrar la aplicabilidad de los mismos y los beneficios de su incorporación en procesos y servicios, también en el caso de sus implicancias para el desempeño en sostenibilidad de las compañías. Por ejemplo, las experiencias pioneras de uso de blockchain en servicios financieros favoreciendo la accesibilidad, o en el flujo de información de la cadena de suministro para monitorear condiciones socioambientales de los proveedores. La inteligencia artificial, de la mano del big data, se va incorporando en soluciones de accesibilidad y atención a colectivos con necesidades especiales. Por otra parte, el desafío de fondo es no dejar a nadie atrás y no crear nuevas relaciones de privilegio sustentadas en la tecnología.

#Entrevistas #LosExpertosdicen

0 vistas

2019 - CERES Todos los derechos reservados. Consorcio Ecuatoriano para la Responsabilidad Social & Sostenibilidad