Buscar

¡Cuidado! Evite cometer estos errores al diseñar su estrategia de RSE


Muchas son las empresas que están dando respuesta a las crecientes presiones sociales y ambientales, implementando programas de RSE. Sin embargo, es importante reconocer que no todas las acciones logran ser exitosas, por lo que es conveniente estar atentos y detectar aquellas cosas que nos están impidiendo avanzar e irlas corrigiendo. El éxito de las estrategias de RSE depende, en gran parte, de algunos temas que pasamos por alto al momento de planificarlas y hoy queremos compartir algunos postulados que debemos tomar en cuenta para poder evitar problemas futuros:

  • Alineación con la alta dirección. La RSE debe adoptarse como un mecanismo que tiene la empresa para impactar positivamente en sus principales grupos de interés. De ahí la importancia de que los altos directivos estén comprometidos e involucrados en todo el proceso.

  • Tener visión estratégica. La estrategia de RSE debe ser un tema integral y transversal a la empresa, alineada con la misión, la visión y estrategia del negocio.

  • Medir desempeño. Sin indicadores que nos permitan ver cómo avanzamos y los logros que vamos obteniendo, no será factible que un proyecto de RSE se mantenga a largo plazo.

  • Apresurar los resultados. Los proyectos tienen que cumplir etapas y procesos de desarrollo y maduración para lograr finalmente un impacto positivo y con mayor permanencia. Una buena planificación es indispensable y nos ahorrará muchos dolores de cabeza.

  • Una organización bien alineada. La RSE debe involucrar a los directivos y las personas clave de la organización, y permear a todos los colaboradores para convertirse en parte de la cultura organizacional.

  • Ser humildes. El logro de objetivos no será factible si no admitimos los errores y reconocer que hay cosas que no funcionan. Es más inteligente identificarlos y corregirlos.

  • Documentar los proyectos. Es importante aplicar procedimientos y metodologías que nos permitan documentar el trabajo de RSE, solo así podremos sustentar logros y trascender.

  • Flexibilidad. Cualquier proyecto debe tener posibilidad de adaptarse y adecuarse a diferentes circunstancias que pueden ir cambiando en el tiempo.

  • Comunicar adecuadamente. Cuidar que la información que proporcionamos sea objetiva, veraz, verificable y asequible a nuestros grupos de interés.

  • Manejar la RSE técnicamente. La RSE es un tema importante y serio para la organización, trasciende las buenas intenciones, de ahí que debe ser ejecutada por personas y organismos que tengan conocimiento y experiencia en el tema.

  • Desarrollar competencias. Es importante fortalecer conocimientos, metodologías y procesos al interior de la empresa para institucionalizarlos y no caer luego en la dependencia de una o pocas personas.

  • Focalizar esfuerzos. Debemos definir los temas relevantes para la empresa y nuestros principales grupos de interés nos dará claridad de dónde debemos concentrar nuestras acciones.

  • Reconocimientos y premios de RSE. El fin de la RSE es lograr un impacto social y/o ambiental positivo con las operaciones de las empresas, los reconocimientos llegarán por sí solos y no son el objetivo de actuar responsablemente.

Resumiendo, su estrategia de RSE tendrá mayores posibilidades de éxito e impacto positivo, si se la construye con una visión clara de la empresa, aprovechando el conocimiento y la experiencia de profesionales en el tema, encontrando aliados correctos y utilizando herramientas para medición y evaluación de sus programas.

Fuente: Blog Seresponsable

#RSE #estrategia

7 vistas

2019 - CERES Todos los derechos reservados. Consorcio Ecuatoriano para la Responsabilidad Social & Sostenibilidad