top of page
Buscar

NIRSA: ¿cómo nos ayuda la proteína a prevenir la desnutrición desde los primeros mil días de vida?

Las fuentes saludables de proteínas incluyen frijoles, guisantes, huevos, carnes magras, pescados, mariscos, nueces y semillas sin sal

Las cifras de desnutrición crónica infantil (DCI) en el Ecuador son alarmantes, de tal manera que 1 de cada 3 niños lo padecen. Mientras, que a nivel de América Latina y el Caribe, Ecuador se ubica en segundo lugar con mayor DCI. Las causas de esta problemática pueden ser varias, pero vale destacar como detonante a la mala alimentación debido a que ésta repercute directamente para aumentar las cifras de desnutrición y afectar la calidad de vida de los ecuatorianos.


Bajo el compromiso que tiene NIRSA de combatir la desnutrición en el país, a propósito de celebrarse el día de la proteína, la empresa pretende concientizar cómo el consumo de ésta contribuye en la prevención de la desnutrición desde los primeros 1000 días de vida.

Para lo cual, primero es importante comprender: ¿qué son los 1000 primeros días de vida?, a lo que Guadalupe Mena, asesora Nutricional de NIRSA responde: “los mil días de oro es un concepto que surge inicialmente en el ámbito de la medicina, asociado a la salud materno infantil, y hace referencia a los primeros mil días de vida del bebé: desde que es concebido (270 días), hasta que cumple los dos años (730 días), la suma de estos días da como resultado 1000. Este tiempo resulta crucial para que los niños y niñas alcancen un mejor desarrollo y salud a lo largo de su vida. También, existe relación directa con el nivel cognitivo y desarrollo personal”.


A continuación, la experta en nutrición responde algunas dudas de gran interés que brindarán pautas para cuidar los 1000 primeros días de los bebés y de esta manera evitar que sufran de desnutrición.


· ¿Cómo debería ser la dieta de una madre en estado de gestación?

Las fuentes saludables de proteínas incluyen frijoles, guisantes, huevos, carnes magras, pescados, mariscos, nueces y semillas sin sal. La hidratación es otra necesidad nutricional especial durante el embarazo. Cuando una mujer está embarazada, su cuerpo necesita más agua para mantener la hidratación de la madre y el bebé. También la fibra es muy importante incluirla y la pueden obtener a través de frutas y vegetales.


· ¿Cómo debería ser la dieta de una madre en estado de lactancia?

La lactancia es una continuación de la alimentación que recibe el feto en el interior del útero. En ambos procesos, la dieta materna juega un papel activo en la composición de la leche y el aporte de nutrientes al recién nacido. Las necesidades nutricionales en el recién nacido son más altas que en cualquier otra etapa del desarrollo y existen evidencias de que la composición de la leche se adapta a las necesidades cambiantes del niño.


Las necesidades nutricionales durante la lactancia son superiores a las del embarazo. La ingesta diaria recomendada para la madre durante este periodo es de 2700 kcal. Es decir 500 calorías más que la mujer que no lacta. Las mismas que van dedicadas a la producción de leche durante los primeros 6 meses de vida del bebé.


· ¿Por qué es fundamental que las madres gestantes consuman proteínas, como el pescado, durante su embarazo?

Las proteínas tienen un rol fundamental en el embarazo y sobre todo en el correcto desarrollo del feto. Son las encargadas de conservar la masa muscular y proporcionar al feto los aminoácidos necesarios para obtener el desarrollo ideal. Si una madre durante el periodo de gestación no consume la cantidad óptima de proteína, su cuerpo no va a ser capaz de permitir un correcto desarrollo fetal. El pescado es rico en proteínas de gran calidad y fácil digestión, que contienen aminoácidos esenciales que el cuerpo no puede producir por sí solo. En cuanto a ácidos grasos esenciales, el pescado es rico en Omega 3 como el alfa linolénica, eicosapentaenoico o EPA, docosahexaenoico o DHA, mismos que son de gran importancia para el desarrollo neurocognitivo del feto.


Se estima que, tras la semana 34 de gestación, el cerebro fetal humano está conectando alrededor de 40.000 uniones sinápticas nuevas por segundo, para lo cual entre mejor nutrido esté el feto, tendrá más conexiones cerebrales.


· ¿Por qué es importante que al iniciar la alimentación complementaria se introduzca en la dieta de niños y niñas proteínas como el pescado?

Las necesidades nutricionales para el lactante son 2-3 veces mayores que las de un adulto. La leche materna es el único alimento que proporciona todos los nutrientes necesarios para el óptimo crecimiento y desarrollo de los infantes en sus primeros meses de vida, debido a su alto contenido de células, factores inmunológicos, factores antiinfecciosos y hormonas, que favorecen su salud.


A partir de los 6 meses de edad se inicia con la alimentación complementaria, entonces el niño necesita una alimentación equilibrada que le pueda suplir su requerimiento nutricional. Durante esa etapa se requieren ácidos grasos esenciales y ácidos grasos poliinsaturados (EPA y DHA). La proteína como el pescado es una fuente alta en Omega 3, el cual juega un rol primordial en el desarrollo neuronal, digestivo y sistema inmune del niño.

Pescados, como las sardinas, son recomendados en esta etapa porque son una de las principales fuentes marinas de ácidos grasos omega-3, incluido el DHA para alimentar la salud cardiovascular, el desarrollo del sistema nervioso central, el crecimiento celular y una vista saludable.


· ¿Qué elementos nutricionales de las proteínas ayudan a combatir la desnutrición?

La ingesta inadecuada de proteínas conlleva a una desnutrición calórico-proteica primaria. La proteína animal es parte indispensable en la dieta humana por su aporte nutricional, contiene los 8 aminoácidos esenciales (isoleucina, leucina, lisina, metionina, fenilalanina, treonina, triptófano y valina), justamente lo que el cuerpo humano necesita para un buen desarrollo.

Para lo cual, los pescados constituyen una fuente importante de nutrientes. Son buenas fuentes de proteínas de alto valor biológico, aportan vitaminas tanto hidrosolubles como liposolubles, así como algunos minerales. Dependiendo de la especie es el aporte de ácidos grasos poliinsaturados.


A través de esta información se puede evidenciar cómo el consumo de proteínas ayuda a combatir la desnutrición y la importancia de su consumo en los primeros 1000 días de los niños. Además, manifiesta la riqueza nutritiva que nos proporcionan los pescados, pues son fuente rica de omega 3 y 6, siendo así un aliado ideal para combatir la desnutrición.


NIRSA, una empresa comprometida en combatir la desnutrición en el país, ha implementado algunas acciones tales como: alianza con la Fundación Redni, la cual permitirá apoyar de manera integral a madres gestantes en estado de vulnerabilidad en la parroquia de Posorja. También, la empresa apoya continuamente con donaciones de alimentos (atún y sardinas) al Banco Mundial de Alimentos Diakonía en beneficio de sus comedores donde reciben personas en situación de vulnerabilidad, además de entregar alimentos a comedores de otras fundaciones. Finalmente, la empresa participa en la mesa de trabajo del ODS #2 Hambre Cero, iniciativa que promueve el trabajo en conjunto para disminuir la brecha de desnutrición en el Ecuador.

Comments


bottom of page