Buscar

CACPECO comprometida con la forestación y reforestación de Colatoa-San Marcos, Chan y Sigchos

CACPECO donará plantas de especies endémicas, con base a un análisis técnico forestal para cada sector

El líquido vital es un elemento base para la supervivencia de los seres humanos y actividades que se realizan en el día a día, la escasez de agua afecta a más del 40% de la población mundial, una cifra alarmante que probablemente crecerá con el aumento de las temperaturas globales producto del cambio climático según información del Fondo ODS; CACPECO una empresa Socialmente Responsable y consciente de la importancia de este recurso natural, firma el convenio con las Juntas de Agua de los Barrios Colatoa-San Marcos y Chan, en los próximos días lo hará con el GAD de Sigchos para forestar y reforestar estos sectores, de esta forma, proteger los ojos de agua que abastecen a estas localidades de la provincia de Cotopaxi.


Los ojos de agua o manantiales son palabras que sirven para definir la fuente natural de la cual brota el agua subterránea, ya sea porque el agua de la lluvia, de quebradas, entre otros, se filtra de la superficie terrestre o porque existen cauces subterráneos, los que posteriormente vuelven a surgir a través de estos.


CACPECO donará plantas de especies endémicas, con base a un análisis técnico forestal para cada sector, también apoyará con sus colaboradores para la jornada de siembra y ejecutará un seguimiento anual del estado y porcentaje de crecimiento de las plantas sembradas.


“Este convenio tiene como objetivo cuidar las fuentes de agua y vincular a la comunidad para que sea parte activa de esta responsabilidad compartida. Aproximadamente se sembrarán dos mil especies nativas” aporta Juan Carlos Rubio – Jefe de Seguridad, Salud Ocupacional y Ambiente de CACPECO


Con esta acción la Institución Financiera junto a la comunidad aportan al Objetivo de Desarrollo Sostenible # 15: VIDA EN LA TIERRA, para proteger, restablecer y promover el uso sostenible de los ecosistemas terrestres, efectuar una ordenación sostenible de los bosques, luchar contra la desertificación, detener y revertir la degradación de las tierras y poner freno a la pérdida de diversidad biológica, sumado al constante propósito de ser actores proactivos en la conservación del agua, elemento básico para la supervivencia de los seres humanos.