Buscar

Conversamos con Nathan Monash, Vicepresidente de Sostenibilidad de Negocios en Lundin Gold


1. ¿Qué características debe contemplar un buen relacionamiento de la empresa con la comunidad? ¿Cómo construir una relación de confianza con las comunidades?

Existen dos elementos que son fundamentales en el relacionamiento con comunidades locales: la transparencia y la confianza. Hoy en día, estos dos aspectos cobran cada vez más relevancia.

En nuestro caso, cuando Lundin Gold llegó a Ecuador, lideramos un proceso en el cual el principal objetivo fue escuchar. Escuchar lo que la comunidad tenía que decirnos sobre sus expectativas con la llegada de la minería a gran escala a su territorio para identificar los temas más relevantes que debíamos abordar junto a ellos. Cuando una empresa llega a una comunidad debe buscar el criterio de sus habitantes para eliminar barreras. Es indudable que este tipo de proceso mejora el entendimiento entre las dos partes. Una relación sin confianza no es una relación verdadera ni positiva, y se vuelve transaccional. En el caso de Fruta del Norte, buscamos crear una visión compartida de desarrollo local de la provincia de Zamora Chinchipe y de la Parroquia Los Encuentros.

Sabemos que, en general, entre las principales prioridades de las comunidades están el empleo local y la contratación de bienes y servicios. En muchos de los casos, esto representa un desafío por las brechas que históricamente han existido tales como: poca presencia de industria, altos niveles de pobreza que van de la mano de niveles promedio de escolaridad bajos, entre otros. Por otro lado, la industria minera a gran escala en fase de operaciones es nueva en Zamora Chinchipe, y el trabajo responsable implica la implementación de estándares internacionales.

Por lo tanto, para crear oportunidades a nivel local, resulta importante cerrar estas brechas a través de programas de desarrollo, de educación y capacitación. Esto requiere una fuerte inversión financiera, pero, sobre todo, de tiempo, así como un compromiso real por parte la empresa, de los líderes locales y de los propios moradores de las comunidades.

2. ¿Cómo se traduce un buen relacionamiento comunitario en términos económicos para la empresa?

Es deseable que, como parte de la propia filosofía de la empresa, exista un interés real de generar beneficios a largo plazo en las comunidades que acogen a un proyecto u operación. Sin embargo, es cierto que hoy en día, si una empresa busca financiamiento externo, los bancos e instituciones financieras exigen, además de la rentabilidad, un relacionamiento comunitario positivo, el cual en muchos lugares está vinculado con la generación de oportunidades locales.

La visión de una empresa responsable debe ir más allá del cumplimiento de la ley y de las normas del Gobierno. En Lundin Gold, trabajamos con ese enfoque: buscamos promover el desarrollo de una industria minera a gran escala que se convierta en el motor económico del país. Esto solamente es posible si demostramos que la presencia de una mina trae consigo beneficios socioeconómicos y una gestión ambiental acertada.

3. ¿Cómo funciona el relacionamiento comunitario gestionado a través de Mesas Temáticas?

Los espacios de diálogo comunitario y participativo con comunidades, figuran entre las buenas prácticas empresariales adoptadas por varias organizaciones. Concretamente, las Mesas Temáticas en las que Lundin Gold participa, abordan temas que la comunidad ha identificado como prioritarios para elaborar planes que promueven el desarrollo sostenible de las comunidades cercanas a Fruta del Norte. Estas son facilitadas por la empresa consultora INSUCO, que mantiene presencia permanente en la Parroquia Los Encuentros y reúnen, además de Lundin Gold, al GAD Parroquial, instituciones públicas, comunidades, sociedad civil y entidades del sector privado. En los últimos cuatro años, las Mesas Temáticas se han convocado aproximadamente cada seis semanas. Con Fruta del Norte ya en operaciones, la Compañía y los participantes revisarán el proceso para identificar áreas de cambio y mejora.

Este proceso inició a mediados de 2016 y permite que todos los involucrados desarrollen una hoja de ruta para establecer alianzas y generar impactos positivos. A la fecha, existen ocho temas de prioridad para ambas partes; cada uno con su respectiva Mesa Temática y planificación.

Lo que distingue las Mesas Temáticas de otras incitativas de diálogo, es que no buscan resolver una crisis, sino trabajar de manera proactiva. También, involucran a un gran grupo de actores locales, nacionales e internacionales; todos, con el mismo interés de desarrollo local.

Un ejemplo claro es el proyecto de Fincas Integrales, el cual se implementa como resultado de los acuerdos de la Mesa Temática de Desarrollo Productivo, y que tiene como objetivo que los agricultores conviertan sus fincas en un referente multiplicador de conocimiento. En este programa participan varios actores: El GAD Parroquial, entidad que controla el buen manejo de los recursos económicos; la Dirección Provincial Agropecuaria de Zamora Chinchipe del Ministerio de Agricultura y Ganadería quien brinda asesoría, asistencia técnica y capacitación a los finqueros beneficiarios; mientras que Lundin Gold contribuye con una inversión económica para su implementación.

Hasta febrero de 2020, se realizaron 24 sesiones de Mesas Temáticas con más de 1.889 participantes. Como resultado, se han presentado 67 propuestas de proyectos o iniciativas alineadas con los temas de las Mesas Temáticas y se han implementado proyectos con una inversión compartida entre los distintos aliados de alrededor de USD 1.5 millones. Cabe mencionar que, debido a la emergencia sanitaria, las Mesas Temáticas se han suspendido temporalmente por lo que analizaremos alternativas que permitan mantener el diálogo participativo a nivel local.

Frente a la situación que el mundo y el Ecuador está viviendo, hemos replanteado algunos programas de inversión para adaptarlos a las condiciones actuales. Asimismo, hemos reorientado nuestra inversión comunitaria a la mitigación del COVID-19 a través del Plan de Apoyo Integral para la provincia de Zamora Chinchipe. Este Plan se desarrolla en coordinación con las diferentes autoridades provinciales, cantonales y parroquiales en beneficio de la población en general, así como de grupos vulnerables en el ámbito de la salud y la alimentación. Hasta el momento hemos invertido más de $240,000 en acciones de fortalecimiento de programas gubernamentales como Médico del Barrio y la campaña Dar una mano sin dar la mano ; dotación de insumos y equipos médicos a profesionales de la salud de entidades públicas de la provincia, a organismos de control que colaboran en el combate a esta pandemia como Policía Nacional y Ejército; así como donaciones para los habitantes de las comunidades. También, hemos dotado de equipos de desinfección a 9 cantones de Zamora Chinchipe; apoyado en el financiamiento de canastas de alimentos para las comunidades Shuar de 7 cantones de la provincia, entre otros.

4. ¿Cuál es el rol de una empresa del sector extractivo en el desarrollo sostenible de las comunidades de influencia?

Depende de cada lugar. Cada empresa debe identificar cuáles son las prioridades de las comunidades locales alrededor de su proyecto. En el caso de nuestra industria, el objetivo es apoyar la creación de una base de crecimiento económico, social y de desarrollo que perdure aun cuando la mina ya no esté. Esto es posible únicamente si la misma comunidad se apropia del proceso que traza el camino para alcanzar este objetivo.

#MiembrosCERES #LundinGold #LosExpertosdicen #Entrevistas

86 vistas