Buscar

Conversamos con Gustavo Manrique, Ministro de Ambiente, Agua y Transición Ecológica




1. Desde el inicio de su gestión ha propuesto una transición ecológica para Ecuador, ¿Qué implica ello? y ¿Qué desafíos implica conseguirlo?

La transición ecológica es una potente iniciativa gubernamental, un modelo de desarrollo que alinea el crecimiento económico, una mejor calidad de vida para la población y la conservación de los recursos naturales.


Esto implica cambios en las estructuras de la función pública y generación de instrumentos de política para incentivar la transformación en los patrones de producción y consumo de la población ecuatoriana hacia modelos sostenibles, que contemplen la satisfacción de las necesidades y considere también los límites planetarios.


En este proceso enfrentamos tres grandes desafíos: avanzar hacia un modelo económico bajo en emisiones de carbono, fortalecer la adaptación y resiliencia al cambio climático, y lograr una coexistencia entre el desarrollo social con la conservación de nuestros recursos naturales.


Es así que, en el marco del desarrollo social en equilibrio con la conservación, la transición ecológica busca visibilizar a la biodiversidad como un eje transversal de nuestra economía, en donde confluyan no solo la ciudadanía, sino también el sector privado y público, con la finalidad de conseguir potenciales beneficios en materia de empleo, economía, exportaciones y mejoramiento de la calidad de vida. Es decir, el futuro de la sostenibilidad ya no solo contempla áreas protegidas o bosques protectores, toneladas de CO2 evitadas, entre otros, sino que converge la agenda de desarrollo social y económico como una sola con la conservación.


Este cambio hacia una perspectiva holística de lo implica la conservación es importante ya que se ve reflejado en el ejercicio de políticas públicas, como por ejemplo, el incluir al Ministerio de Ambiente, Agua y Transición Ecológica en el Gabinete Productivo, en el cual se impulsan acciones a favor de la bioeconomía y la incorporación de visiones estratégicas de conservaciones coordinadas con otras carteras de Estado.



2. ¿Qué rol debe asumir el sector privado y la sociedad civil para acelerar la transición ecológica?

La política pública de transición ecológica se ha enfocado en la transversalización del tema ambiental desde varios sectores, como uno de los hitos más importantes de este gobierno. Para ello es fundamental el involucramiento y participación activa y comprometida de las entidades públicas, empresa privada y sociedad civil.


Un ejemplo de ello es que hemos iniciado un proceso de construcción participativa del Plan Nacional de Transición hacia la Descarbonización, el cual establece bajo las circunstancias nacionales y en los diferentes escenarios de crecimiento económico, la hoja de ruta para reducir y neutralizar las emisiones de gases de efecto invernadero con visión al 2050. Buscamos fortalecer esta hoja de ruta para incorporar la innovación tecnológica en los diferentes sectores productivos, impulsar la generación de nuevos modelos económicos inclusivos basados en la bioeconomía, economía circular, gestión del conocimiento, energías renovables, entre otros.


Además, el Gobierno del Encuentro, a través de esta Cartera de Estado está comprometido con la Educación Ambiental para concientizar a la ciudadanía sobre la importancia de la transición ecológica, por ello impulsamos la construcción y puesta en marcha de la Estrategia Nacional de Educación Ambiental para el Desarrollo Sostenible 2017-2030 (ENEA).


La ENEA promueve la articulación de iniciativas ambientales públicas, privadas y de la sociedad civil en torno a objetivos nacionales, potencializando su impacto y buscando su sostenibilidad en el tiempo con el fin de fortalecer una conciencia ambiental en la población ecuatoriana. Esto, desde el sector formal a través de la transversalización de la dimensión ambiental en el sistema nacional de educación (inicial, general básico y bachillerato), que incluye el fortalecimiento del currículum, la capacitación a docentes y la implementación de metodologías prácticas, lúdicas e innovadoras; y no formal de la educación, promoviendo el fortalecimiento del liderazgo ambiental comunitario, a manera de ejemplo.



3. ¿Qué condiciones habilitantes se impulsarán desde el Gobierno para concretar acciones más rápidas y eficaces en este propósito?

Ecuador se posiciona con un liderazgo importante en el ámbito ambiental a nivel mundial, generando una política pública de fortalecimiento de la transición ecológica, que nos permite continuar creando oportunidades para mejorar la calidad de vida de la ciudadanía, sin descuidar la conservación de nuestros recursos naturales, para juntos avanzar hacia un modelo de desarrollo bajo en emisiones de carbono, resiliente al clima y ejemplo de coexistencia de la población con la biodiversidad. Nuestros esfuerzos apuntan a fortalecer el trabajo en los sectores de: emisiones, energía, biodiversidad y agua además de crear oportunidades de innovación, desarrollo de bioemprendimientos, nuevos empleos e inversiones en el marco de un crecimiento verde. A partir de ello, podremos demostrar al mundo que el Ecuador tiene la moneda de cambio que el mundo necesita para salir adelante: la biodiversidad.


Durante este primer año de gestión bajo el modelo de Transición Ecológica, el Ecuador demuestra resultados concretos: logramos incrementar en un 40% las áreas protegidas del país, fortalecer el Sistema Nacional de Áreas Protegidas e incrementar territorio bajo conservación sin que este incremento signfique un gasto fiscal, por el contrario, el Ecuador se encuentra buscando modelos financieros alternativos. Además, hemos incrementado las Áreas de Protección Hídrica, estamos trabajando en el Programa Nacional para la conservación del páramo, reconociendo la relevancia que este ecosistema tiene para la ciudadanía en su capacidad de suministrar en calidad y cantidad el recurso hídrico.


En la misma línea, contamos con el Programa Ecuador Carbono Cero, como estrategia para enfrentar el Cambio Climático, lo que implica, en primer lugar un claro acercamiento y trabajo con el sector privado ya que es un programa que busca incentivar en el sector productivo y de servicios del país, la implementación de medidas y acciones para la cuantificación, reducción y neutralización de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) producidas en sus diferentes procesos y actividades. Esto es posible bajo un esquema transparente y verificable, permitiendo a su vez, el mejoramiento del desempeño ambiental y posicionamiento competitivo, además del acceso a otros incentivos y beneficios.

283 visualizaciones